6 de mayo 2014

Grand Prix de Monaco Historique: un festival de mecánica para los sentidos

-

Durante el fin de semana del 9 al 11 de mayo de 2014, Mónaco recupera su condición de capital mundial del automovilismo clásico. El Grand Prix de Monaco Historique es el evento más prestigioso del sector. Esto se debe, en buena medida, a que la carrera tiene lugar exactamente en el mismo recorrido que la mítica prueba de Fórmula 1. Y este trazado es uno de los mayores retos que un piloto pueda imaginar, ya que resulta prácticamente imposible adelantar en las estrechas, empinadas y serpenteantes calles de la ciudad de la Costa Azul. Esta combinación única de interés histórico, mecánico y deportivo nos llevó a convertirnos, hace ya doce años, en principal patrocinador y cronometrador oficial del Grand Prix Historique. Durante todos estos años, nuestro compromiso ha dado forma a varias generaciones de relojes deportivos bajo el nombre de Chopard Grand Prix de Monaco Historique. Esta serie siempre ha tomado como referencia el diseño y los aspectos técnicos y prácticos del automovilismo.

Durante estas fechas, el paisaje de Mónaco se verá drásticamente alterado por el desembarco del 9.º Grand Prix y será inevitable cruzarse con Maseratis, Bentleys, Ferraris y Bugattis. Pero estas maravillas tan potentes y deseadas no las encontraremos en el aparcamiento de un hotel de 5 estrellas. Estos coches estarán a pie de pista, junto a un mosaico de recambios grasientos delante de las tiendas que se alinean para formar el paddock a lo largo del Puerto de Hércules. Es en estos angostos callejones donde reside el verdadero espíritu del Grand Prix de Monaco Historique, donde se palpa la experiencia sensorial que late en el alma de esta carrera y que la define por encima de todo.

El festival empieza por la vista. No hay ningún otro evento en el mundo que atraiga a tantos coches de carreras clásicos. En función de la edad que se tenga, uno puede reconocer una u otra generación de F1. Los de los cincuenta son bajos, finos y con unas tomas de aire que recuerdan a la dentadura de un tiburón. En los de los setenta se pueden intuir los coches actuales, aunque con algo más de pragmatismo y agresividad. Cada vez es más difícil dar con alguien que viese el Bugatti de la década de 1930 durante sus días de gloria. Hoy en día, su potencia nos parece ridículamente escasa, pero fueron verdaderas maravillas del ingenio. Otros tiempos, otra ingeniería… En Chopard vivimos una evolución similar. Con la elección del motor damos mucha información sobre nuestra filosofía, sobre nuestra personalidad mecánica. El nuestro se centra en la excelencia y la fiabilidad, ambas basadas en la interacción de cientos de componentes, todos ellos cruciales y relacionados entre sí.

El Grand Prix de Monaco Historique es un homenaje al arte de la mecánica. Motores V6 descansando en bancos de trabajo mientras otros bloques de V12 están esparcidos por el suelo, esperando a ser montados de nuevo. Más de medio siglo de avances tecnológicos a la vista (y al olfato) de todos. Sorprende el olor a aceite, gasolina y gases (y de los antiguos a la sin plomo). En cuanto arranca un motor, los pilotos lo revolucionan para calentarlo y comprobar su sonido. El aire se vuelve azul y casi irrespirable en ocasiones, pero a nadie parece importarle demasiado. Sería como quejarse de que las cuadras huelen a estiércol de caballo o las manufacturas de relojes a aceite de corte: es lo que le da la vida… al motor.

Cada categoría de coche tiene su sonido característico, más o menos agudo. Es el resultado del conjunto de reglas que definen las especificaciones del motor en cada momento. Los más antiguos tenían unos tubos de escape largos, visibles a ambos lados del chasis, pero se fueron acortando a medida que la competición se volvía más profesional y especializada. Vinculados a unos motores con más revoluciones, su sonido tenía una intensidad y un tono mucho más alto. Allí, al aire libre y sin amortiguar, se producen cientos de explosiones por minuto: las que propulsan el motor y le confieren su potencia.

La carrera es un espectacular concierto que sucede a escasos metros de tus oídos. Al principio, los coches arrancan con estruendo, primero uno aquí, luego dos allí… Se ponen en fila lentamente. Se sabe que la carrera ha comenzado cuando se oye una explosión ensordecedora que proviene de los bólidos. Acto seguido, Mónaco queda completamente copado por un trueno que lo envuelve todo. Todo el mundo sabe lo que ocurre a orillas del Mediterráneo en kilómetros a la redonda. El sentido de la vista vuelve a cobrar protagonismo. Se produce una explosión de colorido: flechas de color rojo, negro, amarillo, verde y blanco vuelan a toda velocidad por las calles de la ciudad. Los coches solo se pueden ver con claridad en las estrechas curvas que caracterizan al circuito urbano de Mónaco. Estamos en una ciudad donde las montañas se adentran en el mar, donde la roca da paso al agua sin previo aviso. El trazado de la carrera se adentra colina arriba antes de dirigirse al Puerto de Hércules, lugar donde se erigen las plataformas.

Durante dos días y medio, en Mónaco reina un espíritu único. No hay muchos turistas, ya que el Grand Prix Historique atrae principalmente a entendidos y aficionados al automovilismo clásico. No obstante, no se trata de un evento elitista, la gente no es snob ni mira al público por encima del hombro. Los pilotos y los mecánicos hablan y ríen entre carreras, y comparten su pasión con los asistentes. El automovilismo clásico se caracteriza por su deportividad y los paddock son el lugar ideal para demostrarlo. La humildad de los competidores es inversamente proporcional al precio de sus caballos metálicos.

Este es uno de los principales factores que atrajo a Chopard a esta carrera, porque la elegancia emana del diseño tanto como del comportamiento de la gente. Por la misma razón, hemos empezado a patrocinar la carrera Mille Miglia, que se desarrolla en carreteras abiertas. Este es el espíritu, aunque mucho más moderno, que nos ha llevado a convertirnos recientemente en « Cronometrador Oficial » del más famoso y respetado equipo de carreras fuera de la Fórmula 1: el Porsche Motorsport.

Visite nuestro Tumblr dedicado a los amantes de la mecánica.

-

Rellene lo siguiente: EVENTOS