25 de enero 2017

THE QUEEN OF KALAHARI

-

De un diamante excepcional de 342 quilates nacen las piedras para crear el juego de joyería más precioso jamás creado por Chopard.

Se trata de la historia de una flor extraordinaria que «brotó» en el desierto, una gema que surge en una tierra árida, aunque paradójicamente fértil. Una piedra increíblemente hermosa, pura y radiante, cuyo corazón palpitante suscita admiración por los tesoros naturales. Una piedra absoluta: el diamante «The Queen of Kalahari».

Una breve historia

La historia de esta piedra es un viaje. Un viaje a través de lo que hace a Chopard tan singular y especial: su vivacidad artística y su virtuosismo técnico. Transmite la importancia que la Casa Chopard, situada en Ginebra, atribuye al dominio de todas las etapas de creación de una pieza de joyería. Al frente de este empeño está su co-presidenta, Caroline Scheufele, quien ha sabido proporcionar el ímpetu preciso para guiar a Chopard en el camino de la excelencia y en la exploración de nuevos territorios. Es ella quien ha seguido paso a paso las aventuras de este diamante extraordinario, para garantizar su destino duradero.

El descubrimiento de The Queen of Kalahari, esta excepcional piedra de 342 quilates de color perfecto y pureza absoluta, ha dado lugar a un conjunto de 23 diamantes –The Garden of Kalahari–, cinco de los cuales pesan más de 20 quilates. Fruto del virtuosismo de Chopard en el campo de la artesanía artística, y que ha forjado su reputación, han surgido seis fabulosas piezas de joyería de los talleres de Alta Joyería de Chopard.

Como pionera del desarrollo sostenible en el ámbito de la joyería, Caroline Scheufele alentó activamente a la mina Karowe a unirse al creciente número de proveedores de oro, piedras preciosas de colores y diamantes de Chopard. Un compromiso mutuo con los criterios de validación independientes Green Carpet Challenge de Eco-Age, que reflejan las mejores prácticas en justicia ambiental y social a nivel internacional. Caroline y los dueños de la mina Karowe aceptaron la visita del equipo Eco-Age para someterse a una evaluación independiente de todas sus actividades. La mina Karowe prosigue su propio camino hacia la sostenibilidad con el objetivo de cumplir los estándares necesarios para lograr la certificación RJC.

Por otra parte, y debido a que el arte y el cine están intrínsecamente ligados a la historia y a la identidad de Chopard, Alexis Veller filmó cada etapa de esta extraordinaria aventura para presentarla en un documental de 55 minutos. Puede ver el tráiler aquí.

El descubrimiento de un tesoro

«Sentí inmediatamente que se trataba de una joya extraordinaria, de una belleza y pureza excepcionales», recuerda Caroline Scheufele al pensar en la primera vez que vio el diamante que bautizó como The Queen of Kalahari. Esta piedra excepcional se encontró en pleno yacimiento de la mina Karowee, en Botsuana. Nacido de la roca volcánica conocida como kimberlita, formado a altas temperaturas y presiones a través de los tiempos, este diamante encierra un sentido de permanencia, la fuerza de los lazos que unen a los seres humanos a la tierra.

342 quilates: una cifra elocuente que da fe del tamaño sumamente inusual para un diamante de pureza absoluta y color perfecto. The Queen of Kalahari combina el color D –el más hermoso– con la claridad del grado F (Flawless). «La energía y la carga emocional que emanan de esta gema son realmente incomparables», describe Caroline Scheufele, quien viajó inmediatamente a la mina a cielo abierto de Karowe para admirar este diamante descubierto hace un año. Fue amor a primera vista. Desde entonces, ha supervisado personalmente cada etapa de su desarrollo, como una buena estrella que sirve de guía hacia sus luminosas interpretaciones, dando lugar a la joya más prestigiosa que jamás haya surgido de los talleres de Alta Joyería de Chopard.

Audacia creativa

Tal y como explica Caroline Scheufele: «Es una piedra realmente única, pero no queríamos tratarla como un mero trofeo, sino prepararla para un destino a la altura de su grandeza». Gracias a la experiencia sin igual de los talleres de Chopard, este diamante de 342 quilates ha encontrado su expresión más elocuente y su vocación más sofisticada en un extraordinario conjunto de 23 diamantes: The Garden of Kalahari. Cada una de estas gemas, como el diamante del que provienen, son del color y la pureza más absolutas.

Más información e imágenes aquí.

-

Rellene lo siguiente: CHOPARD