PREMIOS REVOLUTION 2020

Compartir
Linkedin

Tras recibir el premio a mejor diseño por el Alpine Eagle XL Chrono, estamos orgullosos de compartir las palabras de Wei Koh de Revolution magazine.

Wei Koh

"Incluso antes de llegar al diseño del modelo de la edición 2020 y la ampliación de su línea Alpine Eagle, inspirada en el reloj sport chic con correa integrada, el St. Moritz, creado por el copresidente de la compañía, Karl-Friedrich Scheufele en 1980, el reloj posee muchas características dignas de admiración. Es el único reloj de la industria relojera de lujo realizado con Lucent Steel A223, fabricado con hasta un 70 por ciento de acero reciclado. Al haber sido forjado dos veces posee una mayor dureza en Vickers que el acero 316L que normalmente casi todo el mundo utiliza. En la versión en dos tonos del cronógrafo el reloj posee varios elementos de oro de origen ético y la expresión de la importancia que la familia Scheufele concede a la ética, como base fundamental de su Casa.

El reloj utiliza un movimiento derivado del movimiento cronógrafo automático más impresionante del planeta: el Chopard 03.05-C — el primer cronógrafo con función de puesta a cero para el segundero pequeño. Aunque el Alpine Eagle todavía no dispone de esta función, a cambio presenta un impresionante número de funciones, incluyendo una alternancia de 4Hz, un volante con espiral, una rueda de columnas, un embrague vertical, función flyback y, fíjense en esto, el único contador de minutos saltantes preciso en un cronógrafo automático.
Ok, Ahora que su credibilidad ha quedado bien establecida, vamos a hablar del diseño del Alpine Eagle XL Chrono, que no solo es absolutamente fascinante y totalmente único, sino que presenta la mejor visibilidad que existe. Cada contador, marcador de la hora y decoración que se encuentra en la esfera ha sido el resultado de la devoción y atención por los detalles de Karl-Friedrich Scheufele.

Movement Alpine EagleMovement Alpine Eagle
Mr. Scheufele explica: "Una de las razones por las que nuestro cronógrafo es fácil de leer es que cuando diseñamos el movimiento colocamos las subesferas más arriba, sobre la línea horizontal de la corona, para crear un mayor equilibrio en la esfera y así poder hacerlas más grandes. Estos dos contadores de las horas y los minutos dominan el impacto visual de la esfera. Tanto estos contadores como el del segundero pequeño crean una sensación de energía dinámica gracias a la utilización de unos índices radiales muy atrevidos.

Pero aquí el toque maestro genial es la manera en la que estas subesferas agresivamente funcionales contrastan dinámicamente con el dibujo diáfano en espiral que recuerda al iris de un águila. Pero todavía hay más detalles: la manera en la que las aplicaciones de los índices romanos se curvan sensualmente alrededor de las subesferas y como el taquímetro que se encuentra en el borde de la esfera cuenta con unas pequeñísimas líneas paralelas a los lados, le daré un premio a quien pueda decirme cuantas hay, para ayudar a controlar con toda precisión la velocidad media.

La abertura para la fecha es inmensa y ofrece una legibilidad increíble, mientras que el equilibrado uso del color rojo en la punta de la aguja del segundero del cronógrafo, las agujas del contador de las horas y los minutos y una serie de marcadores del taquímetro añade la perfecta explosión de color. La caja de 44 mm consigue enmarcar perfectamente todo este brillo visual con un diseño que resulta más agresivo gracias a los pulsadores del cronógrafo que parecen extenderse desde los protectores de la corona.”

 

Volver al Blog