Diamonds Are Happier When They Are Free

Compartir
Linkedin

El Manifiesto relojero de una revolución

 

Liberar a las piedras preciosas de su yugo, desterrar al olvido los corsés que aprisionan a los diamantes, esta es la consigna que resuena con toda claridad en 1976. También es el comienzo de una auténtica revolución que va a trastocar los códigos de los mundos de la joyería y de la relojería. Todo surge desde los talleres de la Casa, donde germina la idea de un reloj adornado con unos diamantes que ya no serán engastados, sino móviles.

 

El símbolo de una época

 

Nos encontramos en el corazón de los años 1970, la evolución de las costumbres y la emancipación de la mujer están a la orden del día y en ese momento Chopard es únicamente una Casa de relojería. A las riendas de la empresa familiar, Karl y Karin Scheufele, los padres de Karl-Friedrich y Caroline, los actuales copresidentes, asumen inmediatamente este concepto innovador que es un reflejo de los profundos movimientos que se están produciendo en la sociedad.

Karin es quién va a resumir perfectamente el significado de los diamantes móviles y no dejará de repetir a su hija esta frase que ya forma parte de la historia: « Diamonds are happier when they are free » (Los diamantes son más felices en libertad). No se encierra a aquello que es precioso, ni a los diamantes, ni a las mujeres….

Libres de imaginar, de crear, de soñar, en resumen: de ser. De esta sed de libertad y plenitud nacerá en 1976 el primer reloj dotado de unos diamantes móviles, ofreciendo un contraste sorprendente entre el negro profundo de la esfera y el fuego resplandeciente de los diamantes que la rodean.

 

 

Cautivando las mentes

 

Su entrada en escena es impactante a causa de la magnitud de la novedad. Se trata de algo nunca visto antes y de inmediato el alcance del concepto de los diamantes móviles supera, como un rastro de pólvora, los confines del mundo de la relojería para cautivar a los creadores y a los aficionados de la joyería. Marcando el inicio de una nueva época, esta creación, la primera en llevar la firma icónica de la Casa, recibirá el mismo año de su presentación la Rosa de Oro de Baden-Baden, la más alta distinción del mundo de la joyería.

 

 

Happy Diamonds: una reinvención permanente

 

Mucho más allá de las distinciones, los diamantes móviles se convertirán en los Happy Diamonds - ese nombre evocador que va tan bien a la colección icónica de la Casa -, símbolos discretos pero tangibles de la revolución femenina y feminista del siglo XX. Una revolución que se mantiene hoy en día, y a la que cada nueva generación de mujeres aporta nuevos códigos y nuevas fuentes de inspiración.

En primer lugar, Caroline, libre y despreocupada, convertida en copresidenta de la Casa, ha sabido transmitir, desde hace décadas, este espíritu a todas sus creaciones. Es ella la que años más tardes tendrá la intuición de coreografiar el tiempo con la creación de los relojes Happy Sport. Pero ese es el tema de otro capítulo de la fascinante historia de nuestra Casa.

SABER MÁS
Volver al Blog