Happy Sport - La alegria de vivir por bandera

Compartir
Linkedin

Se alza el telón sobre el esplendor escarlata de un teatro del tiempo: el icono de Chopard, el reloj Happy Sport, se viste de fiesta para ejecutar una danza majestuosa bajo el símbolo de la suerte. Vestido con un suntuoso traje granate, la encarnación de la tendencia sport-chic, tallado siguiendo la proporción áurea, con su caja de oro rosa ético de 18 quilates de un diámetro de 33 mm, añade a su opulencia ocho diamantes móviles –un número de la suerte para subrayar sus virtudes como talismán. Vestido con una correa de cuero rojo, el Happy Sport late al ritmo del movimiento de manufactura Chopard 09.01-C.

 

Descubra el reloj

 

Happy Sport, la creación de un estilo

 

Puede que esté en vaqueros, subida a unos tacones de aguja rojos, y que haya cogido una gabardina a toda prisa al salir de la oficina. Habrá metido sus bailarinas en el bolso para irse a la ópera. En su muñeca un destello ardiente, un estado de ánimo, un espíritu libre: su Happy Sport. En su mente los iconos del chic de los 90 que vieron nacer a su reloj de culto, símbolo de una época glamurosa y polifacética... Caroline Bessette Kennedy, Kate Moss y Lucy Liu forman parte de su salón de la fama iconográfico, unas leyendas que coescribieron los mejores momentos del estilo sport-chic con Caroline Scheufele. ¿Su firma? El estilo y la desenvoltura. En cuanto a los códigos formales, para ellas pocos. En la era del mix and match, del minimalismo y del lujo faraónico todo era posible mientras que existiera un auténtico estilo. Es el que inventó Chopard en 1993 al dar cuerpo a una época a través de un reloj de espíritu revolucionario: la alianza entre el acero y los diamantes. Completamente inédito en los códigos de la relojería, aquel arranque de audacia se convertiría en un must-have que hizo historia. Adorado, envidiado e inigualado. En la muñeca de las mujeres que crean el estilo el Happy Sport se ha convertido en un modelo icónico.

 

 

Lady In Red

 

Más que un color, el rojo lleva dentro la singularidad de una presencia resplandeciente. Es un teatro de opulencia, un color que dice sí, que besa y abraza, con una evergadura principesca. Un color que también lleva dentro el aire de la suerte. En China el rojo es el símbolo de la buena fortuna y de la alegría. El Happy Sport lo combina con el oro rosa ético de 18 quilates, como testimonio del fiel compromiso de Chopard en materia de lujo sostenible. El nácar de la esfera da vida a una infinidad de reflejos y de tonos de rojo, la correa de aligátor rodea la muñeca mientras que el rubí de la corona pone un alegre punto de exclamación sobre este precioso guardián del tiempo.

 

 

Ocho diamantes para un talisman

 

“En este teatro suntuoso los actores están preparados para entrar en escena. Ocho diamantes móviles danzan y palpitan, prolongando así la alegre trayectoria de la mujer que lleva el Happy Sport en su muñeca. Un movimiento infinito y un espectáculo vivo que se renueva sin cesar y donde la luz, la elegancia y la libertad vienen a entretenerse. Ocho diamantes, como la promesa de una felicidad infinita. En la mayoría de las culturas, a lo largo de la historia el 8 siempre ha sido un presagio de felicidad, un signo de equilibrio, de realización y de prosperidad. En China la simbología de este signo es particularmente importante: considerado como un talismán, el 8 siempre es una garantía de éxito.

Las curvas ideales, la riqueza y la fuerza del 8 también se hacen eco de la perfección de las proporciones del Happy Sport, cuya caja de 33mm de diámetro está inspirada en las reglas de la proporción áurea y dictada por el tamaño del movimiento Chopard 09.01-C que da vida a la colección. Una perfección formal absoluta que abre su teatro carmín a una paleta de emociones en perpetuo movimiento. Y un lema: « Be happy » a modo de talismán"

 

 

Volver al Blog