L.U.C XP Urushi Year of the Ox

Compartir
Linkedin

La cita de los oficios artísticos de la laca Urushi para celebrar el calendario chino.

 

Elegancia, opulencia y dominio de técnicas ancestrales, la colección L.U.C se vuelve a apropiar de los códigos de la mejor artesanía asiática para realizar el reloj L.U.C XP Urushi Year of the Ox. Dedicada al año del Buey de Metal, propicio a las cosechas y a la sabiduría, esta serie limitada de 88 ejemplares es extraordinariamente delicada y ultrafina. Su esfera de laca Urushi, realizada por maestros lacadores japoneses, revela una escena evocadora de trabajos ancestrales, de humilde prosperidad y de una elegancia atemporal. Su movimiento manufacturado L.U.C 96.17-L es el testimonio del saber hacer relojero de los artesanos de Chopard Manufacture.

Desde 2013 Chopard dedica un reloj de Alta Relojería L.U.C al signo de cada año zodiacal chino. Este se concibe invariablemente sobre la base de los relojes ultrafinos L.U.C XP dotados de una esfera realizada mediante la técnica Urushi del Maki-e – que mezcla lacado y polvo de oro – siempre con una puesta en escena de fuerte carga simbólica y siempre producidos en una serie limitada de 88 ejemplares. Esta constancia se encarna en 2021, año del Buey, en una versión excepcional realizada en oro ético rosa de 18 quilates, el reloj L.U.C XP Urushi Year of the Ox.

Descubra el reloj

 

Un reloj altamente simbólico

 

El año del Buey de Metal dará comienzo el 12 de febrero de 2021 para finalizar el 31 de enero de 2022. Signo de Tierra, símbolo del decimosegundo mes lunar, el buey representa un periodo propicio a la naturaleza y a los trabajos manuales. Este benevolente animal asegura la prosperidad de los suelos y de las cosechas, cuyo buen desarrollo descansa sobre un ambiente de paz.

El año del buey es un periodo de tranquilidad y por tanto de sabiduría, de optimismo, de moderación y de diálogo. Se basa también en la valoración del trabajo manual en el sentido más amplio, un auspicio del que Chopard se ha apropiado para llevar a cabo una de sus creaciones más artísticas.

 

 

El fruto de una minuciosa iniciativa artesanal

 

Fiel a la tradición de los relojes ligados al zodíaco chino, Chopard trabaja desde sus inicios con los mejores artesanos lacadores japoneses, que llevan a cabo unas esferas según la técnica tradicional de la laca Urushi. Las 88 esferas del reloj L.U.C XP Urushi Year of the Ox están realizadas en los talleres de la centenaria empresa Yamada Heiando y son ejecutadas por el Maestro lacador Minori Koizumi.

Como exige la técnica Maki-e, entre las capas de la laca obtenida de la savia del árbol Toxicodendron vernicifluum, unas motas de polvo de oro iluminan un fondo sobre el que destaca un buey dorado de cuernos rectos, de abundante melena y enganchado a un carro. Realizado en oro, nácar y laca de color, porta a la vez la simbología agrícola y, de una manera más sutil, la del Emperador.

 

 

Una gran delicadeza técnica

 

La caja del reloj L.U.C XP Urushi Year of the Ox está completamente tallada en un bloque de oro rosa de 18 quilates procedente de una red de proveedores éticos en la que Chopard ha sido pionera. Mide 39,5 mm de diámetro y su estrecho bisel proporciona una amplia abertura a la esfera. Elegante por su diseño, delicado por su ejecución, el L.U.C XP Urushi Year of the Ox es también un reloj extrafino que posee 6,80 mm de grosor.

 

Una hazaña mecánica

 

Esta delicadeza es posible gracias al movimiento manufacturado L.U.C 96.17-L, que mide 3,30 mm de grosor. A pesar de esta dimensión extremadamente reducida, este movimiento es de carga automática. Descansa sobre un microrrotor, una masa oscilante descentrada de oro de 22 quilates de pequeño tamaño que está incorporada a la altura del calibre. Presenta una fuerte inercia que le permite volver a armar eficazmente los dos barriletes que, superpuestos según la tecnología Chopard Twin, acumulan la energía necesaria para que el L.U.C XP Urushi Year of the Ox ofrezca una reserva de la marcha total de 65 horas. Una vez fuera de la muñeca seguirá en hora y preciso durante más de dos días y medio, es decir, durante un largo fin de semana.

 

 

 

 

Volver al Blog