0

Filosofía: cuidar y compartir

Nuestro personal es la esencia de nuestro éxito. Como empresa familiar, somos conscientes de que es fundamental cuidar a nuestros empleados y celebrar nuestros logros con ellos. Estos valores están firmemente arraigados en nuestra marca y permanecen inmutables desde que Karl Scheufele I fundó Chopard.
Estamos orgullosos de comprobar que la fidelidad de nuestros empleados crece año a año. Esta lealtad es un claro reflejo del buen ambiente reinante en el entorno de trabajo y del espíritu familiar que nos esforzamos por transmitir a todos nuestros trabajadores. Valoramos y fomentamos la diversidad y la igualdad de género y nos hemos comprometido a crear un entorno que contribuya a la capacitación e igualdad de oportunidades para todos los empleados. Chopard es testigo de dos fenómenos muy poco habituales en el mundo laboral actual: generaciones de artesanos que legan sus conocimientos a sus hijos para proseguir su relación familiar con la casa y empleados que celebran más de 20 años de leal servicio.
El bienestar en el lugar de trabajo y los programas laborales de salud y seguridad no solo tienen una repercusión positiva en el estado físico de nuestros trabajadores, también contribuyeron a aumentar significativamente el compromiso, el espíritu de equipo y el buen ambiente. Chopard aborda cuestiones de salud mental y emocional, relaciones sociales, mentalidad positiva y otros muchos temas a través de diversas iniciativas de «conciliación de la vida laboral y profesional» diseñadas específicamente para nuestro personal.

Formación y desarrollo

Somos conscientes de que nuestros trabajadores son el alma de la casa, por eso le concedemos especial importancia a la formación y el desarrollo de nuestra plantilla. Los continuos avances tecnológicos, normativos o medioambientales obligan a nuestros trabajadores a formarse y adquirir nuevos conocimientos permanentemente. Chopard ofrece a sus empleados cursos sobre aspectos operativos, de gestión o de salud y seguridad en el trabajo, además de ofrecer formación especializada impartida por los propios trabajadores de los talleres de relojería y joyería, una estrategia que garantiza la transferencia de conocimientos entre generaciones. Debido al carácter excepcional de las competencias y tradiciones asociadas a nuestro sector, los cursos prácticos constituyen a menudo la única forma posible de ampliar conocimientos.
En diciembre de 2013, Chopard inauguró una nueva instalación de producción, Fleurier Ebauches SA. En este taller se manufacturan los movimientos mecánicos que equipan los relojes Chopard. Fleurier Ebauches es también un centro formativo diseñado específicamente para nuestros trabajadores, cuyos cursos de relojería nos permiten prestar un servicio excepcional en todo el mundo.

Programas de aprendizaje

La familia Scheufele siempre le ha prestado especial atención al mantenimiento de los oficios relacionadas con la joyería y relojería, una meta que pasa por la formación de las nuevas generaciones. La casa, movida por sus valores y su deseo de perpetuar y transmitir nuestro saber hacer, inauguró en 1980, en Meyrin, la primera unidad de formación en joyería. A esta le siguieron varias unidades más, así como una escuela especializada en relojería en Fleurier.
Chopard apuesta por programas de aprendizaje completos y minuciosos como el fin de preservar todas las técnicas profesionales de la relojería y la joyería. Cada año, se unen a nuestras filas unos diez nuevos aprendices. Estos jóvenes cuentan con la supervisión de un maestro que sigue sus progresos a lo largo de los cuatro años que dura el curso. La casa forma anualmente a unos 40 aprendices en los siguientes campos: joyería, relojería, mecánica polivalente, micromecánica y acabado de superficies.
El Estado de Ginebra ha reconocido nuestros esfuerzos mediante la concesión del premio a la mejor empresa formadora en la categoría de artes aplicadas. Además, dos de nuestros aprendices recibieron recientemente la distinción del Estado de Ginebra a los mejores estudiantes de joyería y relojería.
Después de casi tres décadas de actividad, nos complace confirmar que estas unidades formativas se han convertido en una auténtica tradición Chopard.

Chopard, la casa con un gran corazón

Chopard siempre ha hecho gala de su gran corazón, estableciendo la generosidad y la entrega como sus valores fundamentales. El legado familiar de la casa se hereda de generación en generación y, como tal, no debe limitarse a vender joyas y relojes excepcionales, sino también a dedicar el éxito cosechado por la familia y su influencia a iniciativas filantrópicas. La casa da su apoyo incondicional a numerosas organizaciones benéficas, mediante las ediciones especiales de sus creaciones más icónicas.

Happy Hearts & All Hands and Hearts Smart Response

Desde 2009, Chopard colabora con Petra Nemcova, amiga de la casa, cuya fundación benéfica participa en la reconstrucción de escuelas seguras y resistentes en las zonas afectadas por desastres naturales. Con el fin de ofrecer nuestro apoyo a All Hands and Hearts - Smart Response, Caroline Scheufele ha creado una pulsera edición especial de oro rosa de 18 quilates de la colección Happy Hearts, con corazón rojo y un corazón con un diamante móvil. Parte de los beneficios recaudados se donarán a la organización.

Happy Hearts & Education Above All

Por último, Chopard colabora con la Fundación Education Above All con sus pulseras Happy Hearts, creadas especialmente para esta ocasión. Retomando el icónico estilo de diamantes móviles de la casa, estas pulseras de oro blanco o rosa de 18 quilates cuentan con un corazón que encierra un diamante móvil y un círculo con un dije de “Educate a Child”, que se miran el uno al otro en un elegante "pas de deux". La fundación fue creada en 2012 por su alteza Sheikha Moza bint Nasser y su misión es mejorar a través de la educación las condiciones económicas, sociales y humanas globalmente, de formar sostenible. En el marco de su colaboración con la organización benéfica, Chopard ha decidido contribuir al programa «Educate a Child», cuya finalidad es facilitar la escolarización infantil en zonas en las que resulta especialmente difícil acceder a la educación debido a la pobreza o a factores ambientales, barreras culturales y conflictos. Mirando hacia el futuro y hacia las personas que construirán el mundo del mañana, este programa apuesta resueltamente por los beneficios que aporta la educación infantil en términos de progreso y prosperidad.

Fundación Happy Hearts & The Naked Heart

Para contribuir a financiar los programas de la fundación The Naked Heart, Chopard también ha diseñado una edición exclusiva de la pulsera Happy Hearts, adornada con un corazón de nácar rosa. Parte de los todos beneficios recaudados con esta pieza se donarán a programas de ayuda para niños con necesidades especiales. La organización fue fundada en 2004 por la supermodelo y filántropa Natalia Vodianova. Su finalidad principal es la construcción de una sociedad inclusiva, abierta a las personas con discapacidad y necesidades especiales, mediante el fomento del juego y la creación de servicios gratuitos de apoyo para las familias afectadas La fundación presta su apoyo a varias ONG rusas que trabajan para los niños con necesidades especiales y, además, gestiona una red de centros de apoyo a las familias y forma al profesorado de escuelas y guarderías de educación especial en el uso de tecnologías de vanguardia para el trabajo con niños con autismo. Además, participa en la organización de campamentos de verano inclusivos para niños con necesidades especiales y sus padres.

Fundación José Carreras contra la leucemia

En julio de 1988, un año después de ganar su batalla contra la leucemia, el famoso tenor José Carreras creó una fundación para apoyar la investigación y proyectos científicos prometedores. La fundación también contribuye a mejorar las posibilidades de tratamiento e incrementar el número de hospitales con el equipamiento necesario para hacer trasplantes de médula ósea. José Carreras y la familia Scheufele están unidos por una larga amistad. En 1991, la empresa ayudó a crear una sede de la fundación en Ginebra, a la que se sumó, en 1995, otra en Múnich. Desde entonces, Karl Scheufele es el presidente de la rama suiza de esta asociación. En 1996 se presentó la colección de relojes José Carreras. Las primeras ediciones limitadas tenían grabados de salas de ópera de todo el mundo en el fondo. La colaboración continúa a través de la venta de relojes L.U.C XP cuyos beneficios van destinados a la fundación.