Seis valores

Un sólido legado: el respeto por las tradiciones

Chopard es plenamente consciente de que el alma de su empresa son sus trabajadores. Por eso le concede especial importancia a la formación de sus artesanos. En los talleres se apuesta por la mejora continua de los procesos de producción y se cultivan múltiples destrezas específicas, un conocimiento que se actualiza y se transmite para asegurar la máxima calidad. Chopard se beneficia de la dilatada experiencia de sus especialistas, que dominan más de 30 oficios distintos en los campos de la relojería suiza y la joyería.

La pasión de una familia

Cada línea de productos se inspira en la pasión de un miembro de la familia: gemas fabulosas, coches de carreras vintage, piezas de joyería únicas o la soberbia precisión y los detalles de la Alta Relojería. Chopard demuestra su apoyo al séptimo arte y al universo de las carreras en citas tan emblemáticas como el Festival de Cine de Cannes o la Mille Miglia

La independencia como rasgo distintivo de Chopard

En línea con su pasado y con su filosofía pragmática, la independencia es el valor esencial de Chopard. Su producción ha alcanzado un elevado nivel de integración vertical que le da autonomía para decidir y crear con libertad. Además, le permite garantizar un alto nivel de calidad en todo momento y seguir innovando para mantener viva la excepcional maestría suiza generación tras generación.

La audacia para ser creativos

El éxito es fruto de la osadía. Requiere un delicado equilibrio entre la determinación para promover el crecimiento de la empresa y la habilidad para asumir riesgos calculados. Todas las creaciones Chopard tienen su propia historia y surgen de una creatividad que se fomenta en todos los ámbitos de actividad. Desde los equipos de Diseño e I D de Ginebra que encarnan el saber hacer suizo al personal que atiende a los clientes en nuestras boutiques, todos los miembros de la familia Chopard contribuyen a crear ese toque único.