0

The Queen of Kalahari

La Historia del Diamante

The Queen of Kalahari

La Historia del Diamante

<b>The Queen of Kalahari</b> - La Historia del Diamante
<b>The Queen of Kalahari</b> - La Historia del Diamante

Una piedra absoluta

Es la historia de una flor extraordinaria que «brotó» en el desierto, una gema que surge en una tierra árida, aunque paradójicamente fértil. Es la historia de una piedra increíblemente hermosa, pura y radiante, cuyo corazón palpitante suscita admiración por los tesoros naturales. Es la historia de una piedra absoluta, el diamante The Queen of Kalahari, una gema excepcional de 342 quilates de color perfecto y pureza absoluta que ha dado lugar a un conjunto de 23 diamantes. Ver el vídeo.

El descubrimiento de un tesoro

342 quilates: una cifra elocuente que da fe del tamaño sumamente inusual para un diamante de pureza absoluta y color perfecto. Cada una de estas gemas es del color y la pureza más absolutos. Cinco de estos 23 diamantes pesan más de 20 quilates y representan las principales tallas de piedra: cojín, brillante, corazón, esmeralda y pera. Fue un miércoles, el 9 de marzo de 2016, cuando nuestros talleres recibieron los diamantes tallados para crear la colección.

Las seis joyas surgidas de The Garden of Kalahari

Caroline ha construido en torno a estas cinco piedras una red audaz y danzante de símbolos poéticos y metafóricos. Por sí sola, la colección representa casi un año entero de trabajo: las miles de horas que los ojos, el corazón y las manos de los artesanos de joyería Chopard dedicaron a esta proeza. La colección The Garden of Kalahari ha sido elaborada en torno a la idea de un encaje de joyería, un guipur de diamantes con un luminoso motivo tallado

Audacia creativa

Como lo explica Caroline Scheufele: «Esta es sin duda una piedra realmente única, pero no queríamos tratarla como un mero trofeo, sino prepararla para un destino a la altura de su grandeza». La colección The Garden of Kalahari da buena muestra del virtuosismo y la genialidad de los artesanos que trabajaron en su creación bajo la tutela de Caroline Scheufele.